Crítica literaria: El Juego del Ángel, Carlos Ruíz Zafón

Título original: El Juego del Ángel
Autor: Carlos Ruíz Zafón
Nº de páginas: 667
Editorial: Planeta
Saga/trilogía: no

Sinopsis: "En la turbulenta Barcelona de los años veinte un joven escritor obsesionado con un amor imposible, recibe la oferta de un misterioso editor para escribir un libro como no ha existido nunca, a cambio de una fortuna, y tal vez, mucho más.

Con estilo deslumbrante e impecable precisión narrativa, el autor de La Sombra del Viento nos transporta de nuevo a la Barcelona del Cementerio de los Libros Olvidados para ofrecernos una gran aventura de intriga, romance y tragedia, a través de un laberinto de secretos donde el embrujo de los libros, la pasión y la amistad se conjugan en un relato magistral."

Después de terminar la lectura de El Juego del Ángel he llegado a una conclusión, y es que sin ninguna duda al menos para mí, Carlos Ruíz Zafón es el mejor escritor que hay ahora mismo en nuestro país. Su forma de escribir, tan envolvente, tan rica y tan llena de verdadera devoción por la literatura, hace que te enganches de tal manera con las historias que escribe, que no puedas más que admirarle. Nunca había leído a nadie, y mira que llevo años con libros en mis manos, que hable con tal amor de los libros y los trate como si fueran personas. Simplemente genial.

Y con esto quiero empezar a hablaros sobre el motivo de esta entrada: El Juego del Ángel. Siguiendo la estela de La Sombra del Viento, Zafón nos vuelve a meter en la máquina del tiempo y nos lleva a Barcelona, para dejarnos en las manos de David Martín, un escritor y el narrador de esta historia llena de momentos emotivos, divertidos y dramáticos.

Sin desvelar apenas de la historia, puedo decir, ya que lo ha dicho el mismo autor en varias entrevistas, que en esta historia nos reencontramos con viejos amigos que ya salían en La Sombra del Viento como los libreros de Sempere e hijos, aunque en esta ocasión nos encontramos con una generación anterior, ya que conocemos al abuelo de Daniel Sempere, un hombre excepcional y con un sentido del humor digno de un librero y también nos encontramos con nuestro lugar predilecto: El Cementerio de los Libros Olvidados y los misterios que lleva dentro.

La historia que nos relata David sigue la línea de la que se cuenta en La Sombra del Viento; tiene a los libros como protagonistas y tiene ese tinte de fantasía que hace de los libros de Zafón tener ese aura que le hace diferente al resto. A medida que vas leyendo te vas involucrando más en la historia, hasta el punto que te ríes con los personajes, lloras con ellos, sufres sus desengaños... te sientes como el acompañante de David en toda su aventura.

No quiero cerrar esta crítica sin hacer una mención especial a los personajes, que son, sin duda, lo mejor de esta historia. Destaca sobre todos ellos David Martín, el narrador y protagonista, desde mi punto de vista, es uno de los mejores personajes con los que me he topado en mis largos años como lectora; es irónico, tiene un humor negro excelente, es valiente y tiene una dulzura que hace que te encariñes con él desde la primera página cuando nos empieza a contar como comenzó su carrera como escritor.

Si es cierto que David no sería como es si no fuera por las personas que le acompañan como Isabella, Pedro Vidal, Cristina, el patrón, el inspector Grandes... todos ellos hacen de esta historia algo excepcional y que, si de verdad aprecias los libros y la lectura, has de leer para sentirte en comunión contigo mismo.

Nota: 10. Parecia imposible que Zafón superara la historia de La Sombra del Viento... esta visto que para él, nada es imposible.

0 comentarios:

Publicar un comentario