Título original: Eclipse
Año: 30 de Junio de 2010
Actores principales: Kristen Stewart, Robert Pattison y Taylor Lautner.
Duración: dos horas.

La adaptación cinematográfica del tercer libro de la saga Crepúsculo de Stephenie Meyer, Eclipse, es, sin dudas, la mejor de las tres películas hasta la fecha. Era muy dificil superar el listón de Luna Nueva, pero lo ha conseguido gracias a que es más trepidante, tiene muchísima más acción y tiene unos tintes oscuros que se echaban de menos en esta serie de vampiros.

Esta adaptación es, desde mi punto de vista, la más difícil de las cuatro (cinco, ya que Amanecer se partirá en dos) porque el libro de Eclipse es el más pesado de los cuatro y no tiene nada de acción, ya que Meyer prefirió dejar volar la imaginación de sus lectores en los momentos de acción.

Centrándose ya en la película hay que decir que decir que Jacob (Taylor Lautner) es el que más ha madurado ya que su actuación, frustrado por la elección de Bella y dejándose llevar por sus sentimientos más que nunca, es la más emotiva de todas ya que creo que es el gran perjudicado por las elecciones y el poco ojo y tacto de Bella. Dirige sus emociones de un modo totalmente diferente que en Luna Nueva ya que ve que de verdad, Bella se aleja de él para siempre.

Tanto Bella (Kristen Stewart) como Edward (Robert Pattison) mantienen su actuación, aunque quizás Edward se ve aún más atormentado si cabe, debido a la cercania del momento de la transformación de Bella en vampiro. Y también, porque no decirlo, por la presencia constante de Jacob en la vida de Bella.

Antes de pasar al otro argumento de la película, quiero destacar un momento de este trío amoroso, y es, por supuesto, cuando se encuentran en la tienda de campaña esperando el momento de la batalla. En ese momento podemos ver al Jacob y Edward más sinceros y maduros con respecto a la situación en la que se encuentran. Aunque Jacob quizás peca de pasional, con sus pensamientos lascivos hacia Bella y su negativa a una futura amistad con Edward, pero no deja de ser un acercamiento y un detalle de como podrían cambiar las cosas.

Lo mejor de la película viene a raíz del segundo argumento fuera del trío protagonista; Victoria y su ejército de neófitos con Riley a la cabeza. Este personaje nos da un aire fresco y nos enseña dos cosas claves en la historia: como se transforma a un vampiro y el comportamiento de los neofitos. Desde mi punto de vista, este argumento se ha plasmado en la pantalla de un modo sublime y gracias a estos, tengo mi escena favorita de la película: cuando enfocan al río en calma y de repente comienzan a salir todos del agua. Genial. Y la lucha no se queda atrás, el hecho de que esté a cámara lenta, muestra con todo detalle la lucha y la fiereza del clan Cullen. Además, me gusta que pongan cuando cortan las cabezas (cuando se van desquebrajando es fabuloso) o cuando amputan algún miembro o cuando los queman para evitar que se regeneren. Esto, no me lo esperaba y me ha sorprendido muy gratamente.

En resumen, la película es genial, y espero volver a verla para poder también hablaros de la banda sonora, la cual, esta muy bien escogida y tiene una calidad muy alta y mantiene el listón de las anteriores dos películas.

Nota: 9. Altamente recomendable tanto si has leído como sino.